Niveles altos de la proteína C reactiva en sangre se asocian a bloqueos de la marcha en la enfermedad de Parkinson

Why us

Niveles altos de la proteína C reactiva en sangre se asocian a bloqueos de la marcha en la enfermedad de Parkinson.

• Datos del estudio COPPADIS vinculan la inflamación con los bloqueos de la marcha.

• En concreto, se mide el valor de la proteína C reactiva (PCR), marcador de inflamación, en sangre procedente de muestras de 225 pacientes y 65 controles.

• Observan que la PCR en sangre presenta niveles más elevados en los pacientes con bloqueos de la marcha que en aquellos sin bloqueos y que en los controles.

• La relación entre PCR y los bloqueos es independiente de múltiples variables, incluyendo la toma de anti-inflamatorios.

• La implicación de los hallazgos es profundizar en conocer la causa de esta complicación y posibles vías terapeúticas.

Los bloqueos de la marcha son una complicación muy discapacitante que pueden desarrollar los pacientes con enfermedad de Parkinson. Su causa no está clara dado que aunque pueden darse más frecuentemente con la evolución de la enfermedad, también es muy variable entre sujetos, habiendo pacientes que los desarrollan precozmente. Se ha vinculado la inflamación como mecanismo implicado en el desarrollo de trastornos de la marcha. Por ejemplo, en sujetos ancianos, niveles de la proteína C reactiva (PCR), que es un marcador conocido que aumenta con la inflamación, predice deterioro de la marcha, riesgo de caídas, y discapacidad. Aunque se ha observado en algunos estudios (no en todos) y un meta-análisis reciente sugiere que los pacientes con Parkinson frente a los controles presentan niveles más elevados de PCR en sangre, no se sabe cuál podría ser el valor de este marcador sérico en pacientes con Parkinson y bloqueos de la marcha.
Se publica este mes en la revista Journal of Neural Transmission un estudio de la cohorte COPPADIS, que analiza por primera ver el valor de la PCR como marcador de los bloqueos de la marcha en pacientes con enfermedad de Parkinson. Se analizaron los valores de PCR en suero extraído de un análisis de sangre de 225 pacientes con enfermedad de Parkinson y 65 controles. La definición de presentar o no bloqueo de la marcha fue en base a la evaluación de los pacientes con una escala para detección de bloqueos de la marcha llamada FOG-Q (Freezing of Gait Questionnaire). El 32% de los pacientes presentaban bloqueos de la marcha frente a ninguno de los controles. No se observó que el valor de la PCR fuera mayor en el grupo total de Parkinson que en el grupo control.
Sin embargo, en los pacientes con Parkinson, se observó que el valor de la PCR en suero en aquellos con bloqueos de la marcha frente a los que no los presentaban fue del doble (0.31 frente a 0.16 mg/dL). El 45% de los pacientes con valores altos de PCR (más de 2 mg/dL) presentaban bloqueos de la marcha frente al 28% de aquellos con niveles bajos (igual o inferiores a 2 mg/dL). En un modelo estadístico se observó que presentar PCR elevada se asocia a presentar bloqueos de la marcha, independientemente de la edad, género, tiempo de evolución de enfermedad, comorbilidades, estadio motor, complicaciones motoras, carga de síntomas no motores, fenotipo motor, y toma de antiinflamatorios. En concreto, por cada incremento en 1 unidad de la PCR, la probabilidad de presentar bloqueos de la marcha se multiplica por 4 veces.

Estos hallazgos sugieren por primera vez el posible papel que juega la inflamación en el desarrollo de los bloqueos de la marcha en los pacientes con enfermedad de Parkinson. La PCR es un marcador de inflamación y algunos estudios han observado en pacientes con Parkinson un mayor deterioro motor en los pacientes con valores altos, lo cual sugiere como hipótesis que la inflamación pueda generar neurodegeneración, y todo esto llevar a esta complicación de la marcha. Este hallazgo fue independiente de la cantidad de medicación dopaminérgica y toma de antiinflamatorios, lo cual sugiere un efecto real.
En conclusión, este estudio observa por primera vez, niveles más elevados de la proteína C reactiva en sangre en los pacientes con enfermedad de Parkinson y bloqueos de la marcha, lo cual sugiere el posible papel de la inflamación en el desarrollo de esta complicación. Los hallazgos deben ser replicados. En la práctica, el valor que tiene es que puede ayudar a conocer la causa de este trastorno y plantear posibles terapias. Por ejemplo, ¿podría el consumo de antiinflamatorios reducir el riesgo de desarrollar o retrasar la aparición de los bloqueos de la marcha?


DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA